Hace unos meses leía el libro Cómo todo acabó y volvió a empezar de uno de mis escritores preferidos, el gran E.L.Doctorow, donde se narra la dura vida de los primeros pueblos del salvaje oeste que se creaban en plena fiebre del oro. Mucha gente acudía llamada por la posibilidad de encontrar oro, pero realmente las posibilidades de que se diera ese caso eran muy bajas y los riesgos altísimos. Al mismo tiempo, en el libro se describe la vida de algunos “proveedores de servicios” de dichos asentamientos mineros: el almacén de suministros, el saloon, el herrero, etc. En un pasaje del libro, uno de los mineros se queja de que todo el dinero que va ganando extrayendo el mineral se lo acaba gastando en provisiones y diversión…

Estos proveedores de servicios consiguen la cuadratura del círculo: tener unos ingresos recurrentes y con riesgo limitado (sin contar los propios de operar en el salvaje oeste, claro) en un sector con altísimo riesgo como era el de los buscadores de oro. ¿es este ejemplo extrapolable a nuestros días? ¿se puede diseñar un producto o servicio para un sector de alto riesgo y limitar al mismo tiempo la exposición a dicho riesgo? ¿es posible entrar en un sector volátil y conseguir unos ingresos estables?

A priori parece difícil ya que el beneficio y el riesgo están intrínsicamente relacionados, pero si analizamos más en profundidad, todos los sectores con mucho riesgo tienen nichos de riesgo moderado que seguro no tendrán los potenciales retornos del sector pero que pueden suponer una fuente de ingresos creciente. Veamos algunos ejemplos:

  • Criptomonedas

Posiblemente uno de los sectores con más volatilidad y riesgo del momento. El bitcoin valía $958 en Dic’16 y en 12 meses pasó a valer $19.343, es decir, se revalorizó un increíble 1.919%!! actualmente está en $6.500 lo que supone que en 10 meses ha perdido un 66% de su valor

Este es un escenario donde cualquier producto asociado al valor del bitcoin tendrá un riesgo muy alto. Pero hay servicios que el sector de las criptomonedas necesita para operar como por ejemplo el floreciente negocio de los proveedores de mining gear o lo que es lo mismo, infraestructura informática para hacer minería de bitcoins. Son la versión actualizada de los vendedores de suministros para los antiguos buscadores de oro. Las fluctuaciones en el valor del bitcoin están muy amortiguadas en su cuenta de resultados ya que muchos de sus ingresos son tarifas fijas. Mientras haya mineros de bitcoin, sus servicios serán necesarios. Han conseguido aislar el riesgo de sus clientes del suyo propio y creen que el mercado se lo va a reconocer por lo que algunos de ellos ya están preparando su salida a bolsa como Canaan y Ebang. Son compañías con indudable éxito como Bitmain que se estima tiene unos ingresos anuales superiores a $2.500mill

 

  • E-Commerce

De nuevo un sector con gran dinamismo y elevado riesgo. Hoy en día el e-commerce está muy asentado pero sigue teniendo unas tasas de fracaso elevadísimas (algunos las sitúan entre el 80% y el 97%). El crecimiento en este campo se prevé muy acentuado especialmente por al irrupción de las compras a través del móvil (m-commerce), que según algunos estudios podría suponer en 2021 el 73% de todo el e-commerce.

Sin embargo, hay servicios intrínsecamente relacionados con el e-commerce que son independientes del éxito o fracaso del negocio como por ejemplo los servicios de pago. Este es uno de los sectores de más éxito actualmente. Son compañías que ofrecen plataformas de pago para aplicaciones web y móviles. Los grandes de internet como Amazon, Google o Paypal ya tienen plataformas de este tipo pero hay multitud de nuevos players que están innovando en estos servicios como Stripe o Square en USA o PayU o LemonWay en Europa.

 

De nuevo el esquema es sencillo: obtener ingresos regulares mediante comisiones en un mercado con gran volatilidad.

 

Si alguien está pensando entrar en un sector de alto riesgo pero limitar dichos riesgos, ahí van algunos consejos:

  1. Estudiar bien la cadena de valor del sector identificando a los distintos players.
  2. Identificar los drivers de riesgo. En el caso del bitcoin será la volatilidad en el precio, así como la liquidez limitada
  3. Buscar servicios de apoyo que dependan lo menos posible del éxito o fracaso de las compañías. Normalmente serán actividades de infraestructura, pero también puede ser consultoría de lanzamiento o servicios de puesta en marcha.
  4. Diseñar una estructura de ingresos con un porcentaje mayoritario de fijos y un minoritario de variables en función de evolución del mercado.

 

Evidentemente son consejos de sentido común que dependerá de la fuerza de negociación para poder cumplirlos, pero la conclusión a estas reflexiones sería que nunca hay que descartar un sector o mercado de alto riesgo a priori ya que en todos hay nichos con riesgo limitado.