Pretendo abrir con este artículo una serie donde destacar ciertos aspectos de la gestión de producto (Product Management o PM) con ejemplos de actualidad. Al plantearme esta serie, pensé en los ejemplos típicos que se utilizan en el PM: Apple, Under Armour, Tesla, Inditex… y en esas estaba cuando mis hijos me interrumpieron hablando sobre un juego que, palabras textuales, lo estaba “petando”.

Era el Fortnite y yo, por supuesto, no había oído hablar de él hasta ese momento y no sospechaba que, a partir de ese instante, sería como un miembro más de la familia.

Si tienes hijos entre 7 y 18 años ya sabrás de qué va el juego: 100 jugadores están en una isla y sólo puede quedar uno. Se juega online y es altamente adictivo. La verdad es que, al igual que el fenómeno Pokemon Go hace unos años, me interesa mucho entender el porqué de estas modas, ya que soy de la opinión de que la suerte no lo puede explicar todo.

El sector de los videojuegos es hipercompetitivo y la mayoría de los productos que se lanzan tiene un ciclo de vida corto. Por ello es fundamental, aparte de tener un buen producto, conseguir notoriedad en el lanzamiento, así como fidelizar a los jugadores. Analicemos pues cómo Fortnite ha enfocado algunos aspectos clave para el éxito de su producto:

  1. Conoce a tu cliente objetivo: diseña el producto para posicionarlo donde está tu cliente objetivo. En el caso de Fortnite, su cliente objetivo es el jugador de entre 7 y 18 años que juega de manera social. Con esto claro, las decisiones de diseño tenían que ser coherentes:
    1. Juego gratis: para un crecimiento rápido en un segmento sin gran poder adquisitivo.
    2. Ingresos por micropagos: la personalización de los jugadores cuesta pequeñas sumas que sí son asumibles por los clientes y que crean adicción.
    3. Juego orientado a la interacción social: modos de equipo, multiplataforma, etc.
  2. Cuida a tu cliente y en especial a tus prescriptores: hay un elemento curioso en este fenómeno: los youtubers estrella. Chavales como Ninja o Lolito son auténticas celebridades en Internet y sus partidas las ven millones de personas. Fortnite mima a estos prescriptores y está muy pendiente de su feedback ya que es un canal de visibilidad valiosísimo.

La decisión de lanzar el juego gratuito es especialmente valiente y arriesgada ya que basa todos los ingresos en microtransacciones. Pero a la vez asegura un crecimiento exponencial de tu base de jugadores, con lo que, si el juego es adictivo, se genera un círculo virtuoso. Y por el momento parece que está siendo todo un acierto.

Veremos si el fenómeno Fortnite es tan efímero como fue el de Pokemon Go, pero me atrevo a pronosticar que tenemos Fortnite para rato. Mi impresión es que la gente detrás de este juego tiene todo bien planeado y estamos sólo ante la primera fase de su plan de producto (fase de expansión) y que veremos los próximos años más vueltas de tuerca para exprimir al máximo la base de jugadores fidelizados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.