Cuando empecé en el sector eólico allá en 2.004, ya se anunciaba el inminente boom de la eólica offshore. Todas las previsiones de mercado coincidían que el offshore sería comparable al onshore en pocos años. Pero los años pasaban y ese momento siempre se retrasaba. Los países pioneros crecían poco y no llegaban los nuevos mercados. Actualmente el mercado offshore se limita a 4-5 mercados en Europa y China y no llega a suponer ni el 10% de las instalaciones anuales mundiales. La EWEA estableció en 2005 un objetivo mínimo de 70GW instalados en Europa en 2020 pero la realidad es que nos quedaremos en 20GW. ¿Qué ha pasado para no cumplirse las expectativas? La pasada semana WindEurope publicó un completísimo informe sobre la situación del sector offshore en Europa que nos puede servir para analizar la evolución y perspectivas del negocio offshore.

En Europa se instalaron 2.500MW en 2018, cifra todavía inferior a las alcanzadas en 2015 y 2017. Para adivinar qué va a pasar en los próximos años, lo mejor es ver la capacidad financiada y vemos que es del orden de 4.000MW en 2018, un nivel similar al de 2016 y 2017. Esto ya nos indica que el nivel de instalaciones en los próximos 3-4 años va a ser muy similar al de 2018. Para ponernos en perspectiva, el offshore en Europa supuso aproximadamente un 4% del total de las instalaciones mundiales de eólica. Además, todas las instalaciones se concentran en 5 mercados: UK, Alemania, Dinamarca, Bélgica y Holanda.

Veamos algunas razones de porqué este mercado no crece como se esperaba:

  • Complejidad del planning: siempre se habla de la complejidad de instalar turbinas en el mar pero es igual o más complicado aún preparar el emplazamiento. Para poder instalar un proyecto hay que tener capacidad de evacuación, permisos, estudios previos, etc y todo eso que en onshore se resuelve en 2-3 años, en offshore es parte de una planificación a largo plazo de un país. Es por ello que la capacidad instalable en los próximos 5-10 años está ya limitada por las infraestructuras de evacuación/distribución que estén planificadas. Hay países como Alemania, UK y Holanda que lanzaron esta planificación hace tiempo y de ahí su actividad. Pero la mayoría de países no tiene infraestructura por lo que es imposible que as corto plazo haya proyectos offshore.

 

  • LCoE: cuando vemos las curvas de reducción del LCoE en offshore en los últimos años, se podría pensar que es un factor que aumentará la demanda: cuanto más barato es el offshore, más se instalará. Pues no es así. Los niveles de LCoE vienen dados más por presión del mercado renovable que por vocación del sector. Los niveles bajos de retribución hacen que las compañías capaces de conseguir esos costes sean menos. Es decir, se limita el mercado a los mejores (o a los que pueden asumir más riesgos o a los que tienen más volumen…). Esto no es malo porque profesionaliza mucho el sector pero limita el volumen de instalaciones y probablemente la capacidad de innovación.

Como se aprecia en el anterior gráfico, son las grandes utilities (orsted, EOn, Vattenfall, Iberdrola, etc) las que copan el mercado de operadores. Y su cuota es aún mayor como developers ya que muchas veces venden parte de los proyectos a fondos de inversión o de pensiones.

 

  • Fabricantes: hay un gráfico del informe de WindEurope muy relevante:

Se aprecia que actualmente el mercado de fabricantes offshore es un duopolio de SGRE y MHI-Vestas. Y esto es bueno porque venimos de muchos años de cuasi-monopolio de Siemens. GE está intentando volver al mercado con su nueva turbina, pero mucho me temo que está más orientada a estar preparados para el futuro mercado offshore USA que para Europa. El mercado necesita más fabricantes para incrementar la competencia y la innovación, pero sin volumen es difícil así que estamos en un círculo vicioso difícil de romper.

 

  • Tamaño: en offshore el tamaño sí importa (y mucho)

Muy relacionado con el LCoE, la forma más clara de reducir costes es aumentar tamaño tanto de turbina como de parque. Esto aumenta la complejidad de todo: turbinas, logística, O&M, etc. En el último año ha habido mucho movimiento de nuevas turbinas:

  1. MHI-Vestas con su V174-9.5MW y V164-10MW
  2. SGRE con su SG10.0-193
  3. GE con su impresionante Haliade-X de 12MW y 220m de rotor

Parecen pequeños detalles pero con turbinas de 10MW y casi 200m de rotor, no hay muchos barcos que las puedan transportar e instalar. El gran crecimiento de las turbinas reduce costes pero limita los medios disponibles para su instalación y mantenimiento.

 

Como conclusión, no es viable a corto y medio plazo que el mercado offshore en Europa crezca de manera importante. El mercado offshore global tendrá que crecer en otros mercados como USA, Japón o India (excluyo China ya que tiene su propia cadena de valor) y eso no será ni rápido ni sencillo. El offshore será clave en el futuro pero tendremos que ser pacientes porque llevará su tiempo.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.