Uno de los pasos donde más dudas surgen a la hora de lanzar un nuevo producto es el tema de la protección del nombre o registro de marca. Revisemos a continuación las principales dudas que suelen aparecer:

  1. ¿De verdad es necesario registrar la marca?

Depende. El objetivo del registro es disponer de la seguridad de que nadie utilizará la misma denominación o logo en un mismo sector y/o mercado. Por lo tanto lo primero es valorar si de verdad existe ese peligro en cada caso. Hay sectores de consumo donde la marca es clave para diferenciarse y hay otros más industriales donde la marca es más descriptiva. Como guías generales mi consejo sería:

  • Registrar siempre
    • nombre comercial de la empresa
    • marca genérica de familia de productos que vaya a tener un ciclo de vida largo
    • marcas específicas de productos en el caso de sectores de consumo
  • Valorar caso a caso nombres de productos en sectores industriales o B2B en función de lo intensivo que sea el sector en comunicación de marca y el nivel de competencia. Los niveles de inversión en la marca son un buen criterio para decidir si merece la pena registrar o no ya que dicho registro no deja de ser una protección de la inversión prevista.
  • No registrar marcas descriptivas o funcionales de sectores industriales poco activos en creación de marca.
  1. ¿El registro es global y absoluto?

No. El registro se solicita en base a 2 parámetros:

  • Geográfico: se puede solicitar por país a través de las oficinas de marcas de cada estado (oficina española), a nivel regional en la UE (oficina europea) o incluso mundial (oficina internacional). En realidad ésta última incluye 80 países. Hay que tener en cuenta que tanto el precio como la probabilidad de oposición sube conforme ampliamos el ámbito geográfico
  • Clases: son los sectores de actividad en los que se realiza el registro. Están ordenados en 45 categorías o clases según la clasificación de Niza. De nuevo es importante limitar bien el número de clases ya que tanto el precio como la probabilidad de oposición subirá de forma importante con cada clase adicional
  1. ¿Es muy caro?

Sólo el registro por 10 años varía entre los 120€ del más básico en España hasta los 850€ por una clase en la UE. Si añadimos más clases y/o más países, habrá que ir sumando por lo que un registro mundial en 3 clases supondrá muchos miles de euros. Por eso es importante tener claro dónde interesa proteger la marca.

  1. ¿Hay que contratar abogados especializados para todo el proceso?

No es obligatorio, aunque en algunos casos es recomendable. Mi consejo es que quien tenga claro cómo quiere registrar su marca lo haga online ya que es muy sencillo y rápido. Recordad que antes de registrar es muy recomendable hacer una búsqueda para evitar solicitudes abocadas al fracaso.

Para los que tienen dudas sobre los países o clases en los que registrar pueden consultar con un abogado especialista. Y muy importante, si te mandan una carta (como en la canción de Huajalotes) con alguna reclamación u oposición sobre tu marca, no la archives en la P y contacta inmediatamente con un abogado especialista en propiedad intelectual.

  1. ¿Cuál es el periodo de validez del registro?

El registro tiene una validez de 10 años desde el momento de la aprobación. Es recomendable que la gestión de marcas quede de forma clara asignada a un departamento o función de la compañía para que haya un seguimiento de renovaciones, oposiciones, registros de la competencia, etc. Es muy común que, trascurridos los 10 años, la marca quede abandonada por olvido en la renovación.

En resumen, la política de registro de marcas es una parte más de la estrategia de creación de marca y por ello tiene que ser coherente con el enfoque, inversión y alcance que se le quiera dar a la marca